12 dic. 2018

Laila la aliada



(Traducción al castellano del texto de Dídac P. Lagarriga para la sección Islam del Calendari Interreligiós 2018 de AUDIR dedicado a la Noche en las religiones)

Laila1, ¿te ofreces como aliada o eres todo lo contrario? Laila, ¿la fría y oscura, o la que nos vistes de serenidad y nos acompañas en las sutilezas interiores?

A ti nos acercamos o, más todavía, nos rodeas hasta adentrarte en nosotros, dándonos a elegir, tú, que te sabes signo divino y puerta, sí, nos das a elegir, recogiendo la misericordia de quien te ha hecho2, poniéndote al servicio del entramado que late. Laila, servidora de lo Inefable, exclamas complaciente, servicial: “Tú me alargas y me acortas3

Nos das a elegir entre abrirnos y escondernos. El Corán, insistentemente cíclico, reiterativo, consciente de la inconsistencia de los hombres, de nuestra tendencia a olvidar, nos repite: el día y la noche son señales de Dios para que reflexionemos4. Laila, contigo reflexionamos sobre aquello que tapamos y aquello que mostramos, porque nos das este margen, escenario oscuro donde cavilar, tramar conspiraciones, perdernos en conversaciones que no van a ninguna parte...5 Sí, Laila, a veces te empleamos para traicionarnos a nosotros mismos, errantes en noche frías, perdidos en la oscuridad, incluso llegamos así, orgullosos de arrastrar grandes sufrimientos, hasta la Otra Orilla6.

Pero Laila, tú no sólo eres esto. Tampoco eres únicamente fuente de calma con la que nos vestimos7, no te ofreces sólo para que podamos descansar, aparcando por unas horas la acción, el trajín del día, la vida en mayúsculas. No, Laila, tú eres mucho más: los reinos más sutiles, el despertar espiritual, la mirada interior y las intuiciones del corazón, como la luna, brillan especialmente cuando estás8. No en vano, Laila, eres idónea para los momentos más inesperados, pista lisa donde levantar el vuelo. Te conviertes entonces en Laila-tul Qadar, la noche del Destino, o Laylatul Miraj, la noche de la Ascensión9. O también en una Laila anónima, cotidiana, que elevas a quien, despierto, reza10.

Laila, la de las tres caras: fría, reposada y despierta, de nosotros depende el vínculo que buscamos contigo11. De nosotros depende que cantemos, empapados de luna cíclica: Laila la aliada, la ilaha ilAl-láh.

-----------------------
NOTAS

1Laila significa “noche” en árabe y es también un nombre de mujer.

2Por su misericordia os ha dado la noche y el día, porque en ella descanséis y [después] busquéis de su favor [aquello que necesitéis]: y [os da todo esto] porque os lleve a ser agradecidos” (Corán 28:73).

3"Tú alargas la noche acortando el día y alargas el día acortando la noche. Y haces salir la vida de aquello inerte y haces salir la muerte de lo que está vivo. Y sustentas a quién Tú quieres, inconmensurable" (Corán 3: 27).

4Por ejemplo: “En la alternancia del día y la noche, y en todo lo que Dios ha creado en los cielos y en la tierra hay, en verdad, mensajes para la gente que es consciente de Él”(Corán 10:6).

5“Quieren esconder sus actos de la gente; pero no pueden esconderlos de Dios, porque Él está con ellos cuando conciben por la noche toda clase de opiniones que Él no aprueba” (Corán 4:108); “Una y otra vez os fueron transmitidos mis mensajes, pero disteis media vuelta y, empujados por vuestra ignorancia, os pasabais la noche conversando vanamente” (Corán 23:66-67); “Y dicen [al Profeta]: 'Te obedecemos'. Pero cuando dejan tu presencia, algunos de ellos traman por la noche [creencias] contrarias a lo que tú expresas; y Dios anota todo aquello que por la noche traman” (Corán 4:81).

6“Qué horrible lugar de reposo! [...] Ardiente desesperación (hamim) y gélida oscuridad (gassaq) y por encima de esto, más [sufrimiento] de naturaleza similar” (Corán 38:56-57). Muhammad Asad, en su comentario de este versículo, explica: “El término gassaq, deriva del verbo gasaqa, 'se hizo oscuro' o 'intensamente oscuro'. Así, al-gásiq denota 'negra oscuridad' y, figuradament, 'negra noche'. Según algunas autoridades, la forma gassaq significa 'frío intenso' o 'gélido'. La combinación de estos dos significados nos da el concepto de la 'gélida oscuridad' espiritual que, unida a la 'ardiente desesperación' (hamim), caracteriza el sufrimiento de los pecadores arrepentidos en la Otra Vida”. Ver: Muhammad Asad, El mensaje del Qur'an, The Book Foundation, Bristol, 2006.

7“Él ha hecho de la noche descanso” (Corán 6:96). “Y Él es quien hace de la noche un vestido para vosotros” (Corán 25:47).

8“Las horas de la noche dejan mayor impronta en la mente y hablan con voz más clara, mientras que de día tus ocupaciones son muchas” (Corán 73:6-7)

9Dos noches clave en la cosmovisión islámica, la primera indica cuando se inició la revelación a Muhàmmad (ver Corán 97:1) y la segunda es el vuelo nocturno del Profeta desde La Meca a Jerusalén y su ascensión a los cielos, donde se encontró con muchos de los otros profetas que lo habían precedido.

10“Y levántate por la noche, y pasa una parte de ella en oración como ofrenda voluntaria” (Corán 17:79). La idoneidad nocturna es un hecho común más allá del Islam: “No son todos iguales: entre los seguidores de revelaciones anteriores hay gentes rectas, que durante la noche recitan los mensajes de Dios y se postran” (Corán 3:113).

11No es casual que la azora 92, titulada precisamente La noche, enfatice la polaridad: “En verdad, perseguís metas opuestas” (Corán92:4).